Déjenos su nombre y teléfono.
Le llamaremos para concretar su cita. Gracias.


He leido y acepto la Política de Privacidad.

Cerrar

01 · 09 · 2016 - Patologías

Trastornos de la conducta alimentaria

La adolescencia es un periodo de la vida sujeto a profundos cambios de tipo cognitivo, emocional y fisiológico. Cambios asociados a procesos como el de la clarificación de la propia identidad, el de la madurez sexual, el de la decisión vocacional o el de la búsqueda de la independencia.

Todos y cada uno de ellos van definiendo lentamente el perfil que la persona tendrá cuando alcance la edad adulta. Y en este lento y delicado proceso de desarrollo del individuo, surgen problemas que condicionan seriamente esta evolución. Problemas como el de la depresión, los trastornos de la personalidad, las conductas sexuales inadecuadas, el consumo de tabaco, drogas y alcohol y sobretodo y de manera cada vez más habitual los llamados trastornos de la alimentación.

El fenómeno de la anorexia y bulimia ha surgido influido por los cambios en los hábitos sociales, por la aparición de factores socioculturales que favorecen el culto al cuerpo.

Su prevalencia es cada vez mayor en nuestra sociedad y por eso se hace cada día más necesario abordar su solución no sólo desde la vertiente terapéutica, sino sobretodo desde la faceta de la prevención.

¿Qué son la anorexia y la bulimia nerviosas?

Son problemas de salud que se manifiestan como alteraciones llamativas en los hábitos relacionados con la comida, trastornos del comportamiento alimentario y que a veces, cuando no se tratan, pueden poner en peligro la vida de las personas que lo sufren.

Estos problemas afectan principalmente a las mujeres, aunque también hay hombres que los padecen. Pueden aparecer a cualquier edad, pero es en la adolescencia cuando se dan con mayor frecuencia, debido al momento vital de cambio y de búsqueda de la propia identidad.

Se trata de procesos que se inician muy sutilmente, pudiendo pasar desapercibidos en un primer momento.
Las personas con anorexia y bulimia comparten una preocupación excesiva por no engordar, aun cuando su peso sea normal o incluso esté por debajo de lo saludable. La comida se convierte en el eje central de sus preocupaciones desatendiendo progresivamente otros aspectos de sus vidas.

¿Cuáles son las características de la anorexia nerviosa?

Se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal, que hace que las personas que la padecen se vean y se sientan gordas aun cuando no lo están. Esto les lleva a realizar comportamientos como comer cada vez menos, realizar ejercicio físico intenso con la única idea de adelgazar, vomitar y/o utilizar diuréticos y laxantes con la finalidad de perder peso.

¿Cuáles son las características de la bulimia nerviosa?

En este caso, junto al miedo a la gordura, hay un sentimiento de pérdida de control con la comida, siendo característicos los atracones compulsivos. Para contrarrestar estos atracones de comida, suelen provocarse vómitos y usan laxantes en exceso.

¿Cómo podemos prevenir estos trastornos alimentarios?

Debemos estar atentos al desarrollo del adolescente y podremos valorar los cambios que en él /ella se vayan produciendo para detectar de forma precoz las señales que nos alertan de que algo está sucediendo, no sólo acerca del comportamiento con la comida sino también en los demás aspectos de la vida que pueden preocuparles: amigos, estudios, aficiones, confianza en sí mismo, etc.

La familia es una pieza clave en la prevención de estos trastornos, ya que es el lugar donde se presentan los primeros síntomas, siendo así el lugar principal donde se pueden detectar y prevenir, por ello es muy importante la calidad de las relaciones dentro de la familia. Hay que buscar y mantener una comunicación fluida entre sus miembros que ayude a detectar pequeños conflictos que vayan surgiendo e ir poniendo palabras a los sentimientos y necesidades de cada uno. Así los/las jóvenes irán conociendo sus propias capacidades y limitaciones personales.

¿Cómo podemos sospechar que estamos ante el inicio de una anorexia o bulimia nerviosa? ¿Cuáles son las señales de alarma?
Debemos alertarnos sobre qué puede estar pasando en un/una joven o adolescente en el/la que encontramos alguno o varios de los siguientes comportamientos y actitudes:

  • ACTITUDES DE AISLAMIENTO. El/la joven va cerrando cada vez más su círculo de amigos, con tendencia a la soledad, la tristeza y la melancolía. Suelen aumentar obsesivamente las horas de estudio y de otras actividades “útiles”.
  • CAMBIAN SUS HÁBITOS EN RELACIÓN CON LA COMIDA. Estos cambios se producen de forma rígida y continuada (por ejemplo, procuran no coincidir con la familia a la hora de comer, comiendo cada vez menos) y se obsesionan con contar calorías.
  • AUMENTAN DE FORMA EXAGERADA LA PRÁCTICA DE EJERCICIO FÍSICO. La única finalidad de este ejercicio es perder peso.
  • SE QUEJAN DE SU ASPECTO FÍSICO. Se muestran exageradamente disconformes con alguna parte de su cuerpo (especialmente caderas y muslos las chicas y “barriga” los chicos).
  • MUESTRAN UN CAMBIO DE CARÁCTER LLAMATIVO. Los/las encontramos raros, distintos, como si no fueran los de siempre.

Firmado: Marta Ruiz Montávez – Psicóloga Sanitaria y Logopeda