Déjenos su nombre y teléfono.
Le llamaremos para concretar su cita. Gracias.


He leido y acepto la Política de Privacidad.

Cerrar

Terapia de Gestión del Estrés

El trastorno por estrés aparece cuando esta respuesta del cuerpo se da durante mucho tiempo, de forma continua o con mucha frecuencia. Es en estos casos en los que se producen las consecuencias de una exposición prolongada a una situación de estrés.

La problemática principal de una persona que está estresada es que percibe con mucha frecuencia situaciones o demandas a las que ha de enfrentarse. Por lo tanto, está continuamente activando su organismo para afrontar este tipo de situaciones. De esta manera, acaba forzándolo en exceso al organismo. Todo ello por producir de manera habitual síntomas psicológicos y físicos como: dolores de cabeza, malas digestiones, taquicardia, irritabilidad, ansiedad, etc. Tanto en casos con síntomas de reciente aparición como en casos con síntomas crónicos es recomendable realizar algún tipo de terapia para el estrés. A largo plazo, estos síntomas mencionados pueden provocar un desgaste y provocar el desarrollo de enfermedades más graves.

El estrés puede manifestarse a través de distintos síntomas. Las reacciones físicas o emocionales desagradables y su intensidad pueden darnos pistas sobre el grado de estrés que padecemos.

Algunos de los síntomas más reconocibles son:

  • Síntomas psicológicos: Trastornos de ansiedad, irascibilidad, depresión, insomnio o sueño no reparador, disminución de la capacidad de concentración, disminución de la memoria, etc.
  • Síntomas fisiológicos: Sudoración, temblor, tensión muscular, sarpullidos, disfunción sexual, sequedad en la boca, frecuencia cardíaca rápida o irregular, estados de fatiga, bruxismo, hipertensión arterial, alteraciones digestivas, disfunciones hormonales, dolores de cabeza, respiración rápida, y un largo etc.

Si necesita más información sobre nuestros tratamientos y los transtornos que atendemos...

Infórmese aquí